CUANDO NO SE PUEDE GANAR...

Atlanta igualó 1 a 1 frente a Sacachispas en Villa Soldati en lo que fue el debut de Mauricio Giganti al frente del equipo. Con este resultado cortó una racha de tres derrotas consecutivas.

En el inicio del encuentro el local fue un poco más pero rápidamente el bohemio logró emparejar las acciones. Si bien le costaba generar jugadas colectivas de peligro, lograba preocupar con remates desde afuera y algunos centros aislados.

El bohemio mostraba a diferencia de ciclos anteriores, un juego más dinámico. Los delanteros por afuera retrocedían y colaboraban con la marca cada vez que el equipo perdía la pelota.

Sobre el final de la primera mitad, tras una jugada imprudente en la mitad de la cancha Martín García cometió una falta evitable y fue expulsado por el árbitro Ceballo.

El partido podía complicarse con inferioridad numérica por lo que Giganti dispuso el ingreso de Molina en reemplazo de Pérez.

Más allá de la necesidad inmediata de sumar de a tres, Atlanta debía cortar con la hemorragia de derrotas y no perder como visitante con un jugador menos era algo importante y a pesar de cambiar a dos de sus delanteros para ver si con algo de frescura podía generar peligro, Atlanta casi no inquietó y terminó sumando un punto.

Las dudas que surgen es si físicamente los delanteros de Atlanta podrán soportar, al menos durante estos primeros partidos, el rigor de defender y atacar.

El terreno de juego de Sacachispas es mucho más chico que el del Don León Kolbowski y el desgaste puede llegar a ser aún mayor.

La próxima fecha el bohemio recibirá a Instituto en Villa Crespo en un duelo difícil ante uno de los animadores del torneo.

Quizás, el conjunto cordobés en su afán por ir a buscar los tres puntos ataque y el bohemio encuentre espacios para de una vez por todas poder sumar de a tres ya que los resultados urgen y el descenso acecha cada vez más de cerca.