OTRA DURA DERROTA DE LOCAL

 
En el mundo del fútbol algunas cosas no tienen explicación. La permanencia de Erviti al frente del primer equipo parece responder más a un capricho dirigencial que a una cuestión de proyecto deportivo serio. Atlanta perdió 3 a 0 como local frente a un Agropecuario que ni siquiera contó con esa cantidad de oportunidades de convertir.
Si bien la matemática da, con este resultado el bohemio casi no tiene chance de entrar al reducido por el segundo ascenso y su participación en la próxima Copa Argentina corre serio riesgo. 

En un flojo partido el primer gol llegó luego de que Dening aprovechara un error de Bolívar en la recepción, un mal cierre de Carrasco y una acelerada salida de Rango cuando apenas iban 15 minutos de juego.

Con el resultado en contra, Atlanta se adelantó en el campo sin ninguna idea futbolística dejando espacio para que la visita lastime cuando se decida a atacar.

A los 37, tras un tiro de esquina Alan Pérez, que llegó a la quinta amarilla y no podrá jugar contra Quilmes, convirtió el penal con el que Blando comenzó a liquidar el encuentro a favor de la visita. Si bien el 0 -2 era un resultado exagerado, el bohemio no demostraba absolutamente nada ante la mirada de quienes tuvieron la fortuna de ir un día laboral a ver el encuentro luego de casi un año y medio de ausencia. 

El tercero y definitivo llegó luego de otro terrible error defensivo del bohemio. Dening le robó  la pelota a López en la salida y definió sobre la salida Rago. 

El segundo tiempo estuvo de más. El sojero cómodo con 0-3 se replegó en el fondo esperando que el conjunto de Erviti saliera con todo a buscar el descuento apostando a una contra que nunca pudo ejecutar.

Los ingresos de Luque y de Cardozo en la primera ventana, de Ramírez y Solari en la segunda y de Ríos en el último tramo del encuentro no dieron los resultados esperados y Atlanta continuó sin generar peligro a pesar de jugar en campo rival.

El bohemio volvió a perder. Sumó solo 13 puntos de los últimos 54 que disputó. En otro club, el técnico ya hubiese sido cuestionado, sin embargo los encargados del fútbol parecieran estar confiados en que el técnico puede revertir esta situación aunque desde afuera pareciera que el ciclo ya está terminado hace varias fechas. 

El próximo sábado, el Atlanta visitará a Quilmes en el sur buscando al menos cambiar la pálida
imagen que viene demostrando en las ultimas fechas y mantener, si se dan algunos resultados la de entrar a la Copa Argentina.

*FOTO GENTILEZA DE ATLANTA OFICIAL