MUY PREOCUPANTE

Atlanta cayó derrotado frente a Chacarita por 3 a 0 en Villa Crespo y extendió la racha a 8 partidos sin poder sumar de a 3, cosechando solo 5 puntos sobre 24 posibles y convirtiendo solo 2 goles.

Si bien se sabía que la ausencia de jugadores claves en el equipo como Rago, García y Flores podía llegar a pesar en el equipo, esto no puede ser utilizado como excusa ante los repetidos malos resultados.

El primer tiempo del encuentro fue casi todo de Atlanta pero Colombini no logró cortar la mala racha goleadora que lo acompaña. Un mano a mano definido al cuerpo del arquero y un cabezazo en el palo izquierdo del arco defendido por Tripodi, fueron las más claras de un Atlanta que dominó y manejó la pelota sin que su rival lograra cruzar el medio campo.

Por el lado de la visita realmente poco. Chacarita se defendía lejos de sus delanteros y solo contó con un remate de Magallan que Tello contuvo sin inconvenientes.

La segunda mitad fue completamente distinta. A pesar de contar con los mismos jugadores con los que ambos equipos terminaron los primeros 45 minutos, Chacarita cambió la actitud y pasó por arriba al bohemio que no tenía respuestas físicas. De entrada estrelló un tiro libre en el palo y apenas unos minutos después llegó la jugada que cambió el desarrollo del encuentro. Tras un tiro de esquina desde la derecha Manzur se anticipó a todos en el primer palo y casi a ras del piso logró conectar de cabeza y vencer la resistencia de Tello para por el 1 a 0 parcial.

Lejos de cuidar el gol de ventaja la visita aprovechó el momento de confusión del bohemio, se adelantó en el campo y defendió el resultado lejos de su arco.

Erviti que no suele errar mucho en los cambios realizo un cambio que influyo en forma negativa en el equipo ya que con la salida de Dramisino Atlanta perdió juego y contención en la mitad de la cancha. Esto permitió que el funebrero tenga un poco más de libertad para manejar la pelota y domine ampliamente el partido.

Aldirico metió a Nieto con la intención de lastimar por la franja izquierda y así fue como tras un remate cruzado amplió el marcador para la visita que justificaba en el campo de juego la diferencia en el resultado.

Atlanta carecía de creación. Avanzaba sin generar peligro y se exponía a lo que finalmente sucedió. Tras una corrida de Nieto y un centro al medio del área Perales convirtió en contra de su arco el tercer y último gol de la tarde.

Chacarita lo ganó bien porque aprovechó las que tuvo en el segundo tiempo. Por el lado de Atlanta, no supo cómo concretar lo que género en la primera mitad y dejó una imagen más que preocupante.

Si bien los procesos futbolísticos deben concluir, Erviti tiene sobre sus hombros una responsabilidad cada vez más pesada y si no logra revertir esta situación los encargados del fútbol deberán tomar una determinación que cambie el rumbo. Ocho partidos sin victorias son mucho para cualquier club como para sumarle una derrota por goleada en casa frente al clásico rival.