DERROTA INJUSTA

Si hay algo que nadie puede garantizar en un partido de fútbol es que quien mejor hace las cosas se lleva una victoria.

La derrota por 1 a 0 del bohemio en su visita a Rio IV fue una clara muestra de ello.

Si bien de entrada el partido fue parejo y ambos equipos se aproximaban a los arcos, pero fue el bohemio quien a lo largo del mismo realizo el mayor desgaste, tuvo mayor posesión de pelota y contó con las mejores oportunidades de convertir un merecido gol evitara el sabor amargo con el de volver con las manos vacías a Buenos Aires.

Los palos en 3 oportunidades, el arquero y el árbitro que no cobro 2 claros penales para Atlanta fueron los encargados de que el bohemio no sume en su visita a Córdoba.

Luego de la media vuelta y el remate violento con el que Ferreira abrió el marcador a favor del local, este opto por defenderse y retrocedió en el campo de juego apostando a que Cabrera y Ortigoza habiliten a algún delantero con un pelotazo largo.

Por el  lado del bohemio, era todo sacrificio y desgaste físico.

López retrocedía para colaborar en el armado de la jugada, Pedrozo y Mazzantti desbordaban y tiraban centros que en su mayoría morían en manos del arquero.

La última línea se adelantaba y esto le permitía a los volantes sumarse al ataque lo que dejaba aun menos espacios en ataque.

Cuando esto pasaba el bohemio retrocedía hasta los pies de Rago y arrancaba las jugadas desde cero.
 El adelantamiento del equipo era un arma de doble filo ya que si bien merecía el gol del empate, pasaba algún que otro susto cuando el local podía hacerse de la pelota.

Con esta derrota, comienza a tomar vital importancia lo que pase con la apelación del partido frente a Independiente Rivadavia ya que en estos momentos el bohemio retrocedió a la tercera ubicación, pero de ganar ese encuentro o de tener un fallo positivo y el bohemio se hace con los 3 puntos en el tribunal, se situaría nuevamente en la cima de la tabla.