UN FIN DE AÑO SOÑADO (PESE A LA DERROTA)

Y el 2019 que tantas alegrías nos dio en materia futbolística, llego a su fin.

Y lo hizo en el momento justo. Momento en el que el conjunto de Orfila se encuentra en un poso futbolístico del cual no está pudiendo salir pero que pese a eso lo mantiene puntero.

Y está ahí por mérito propio, ya que nadie le regalo nada sino todo lo contrario.

Esta ahí pese que en las últimas fechas fue perjudicado por los arbitrajes pese a que Orfila pida no hacer hincapié en el tema como si esto restara o sumara méritos al buen andar del bohemio en el torneo.

Frente a Platense, en Vicente Lopez el bohemio tenía una parada difícil ante un equipo que sabía que no podía dejar pasar este mano a mano si quería pelear el torneo.

El conjunto calamar, salió a jugar el partido como una final apoyado por muchísima gente que también lo vivió como tal.

Desde el inicio, fue el local tuvo la iniciativa de ir en busca de los tres puntos y supero al bohemio en todas sus líneas. Atlanta esperaba en el fondo y salía cuando podía.

El conjunto de Ruiz merecía la ventaja pero no lograba desnivelar el resultado.

El primer gol del encuentro llego sobre los 34 minutos del primer tiempo. El bicho Rossi, tras una contra a uno de los pocos avances que realizo el bohemio en la primera mitad dejo a Susvielles cara a cara con Ferrero para que este logre convertir.

En la segunda mitad y con el resultado en contra, Orfila dispuso los ingresos de Oyola y de Ochoa Giménez para apretar un poco más en campo del calamar pero a los a los 6 minutos tras un córner desde la derecha Rossi convertiría el segundo entrando por atrás de todos y rematando con gran potencia.

Con el 2 a 0 a su favor, Platense fue quien se replegó para intentar salir de contra pero solo 2 minutos del segundo gol llegaría un tiro libre para Atlanta que le devolvería la ilusión.

Un buen remate de Mazzantti daría en el travesaño, en el cuerpo del arquero y terminaría en el fondo del arco.

A partir de ahí se iba lo mejor de Atlanta en el partido ayudado un poco por el retroceso del local que con el correr de los minutos se fue aferrando a la victoria y a la punta del torneo junto al bohemio y a Estudiantes de Rio Cuarto.

Ahora a pensar en la pretemporada.

Se viene una segunda ronda muy dura llena de viajes al interior y con la necesidad de revertir la imagen de las últimas fechas y así volver a ilusionarnos con volver después de muchos años a la máxima categoría del futbol argentino.