UN BUEN PUNTO


Corrían 10 minutos del primer tiempo cuando el cuarto árbitro levanto el cartel.

La multitud que acompañó a Chicago comenzó a corear el nombre del Gomito Gómez que luego de saludar a propios y extraños abandonó el campo de juego como jugador profesional por última vez.

Si bien las concesiones arbitrales como la demora del 10 en salir del terreno de juego o la posibilidad de ver el resto del encuentro junto a su hijo en el banco de suplentes hacían parecer el encuentro como amistoso, este era oficial y por los puntos.

Si bien el partido era parejo, el local tenía dominio del terreno y del balón.

El bohemio carecía de juego asociado y apelaba a tirar la pelota larga para que Mazzantti tras una corrida o López aguantando con el cuerpo pudieran generar algo de peligro frente a una defensa de Chicago que si bien no tuvo un buen partido, contó con la presencia del Cata Díaz que no solo hizo lo suyo, sino que oficio de auxilio cada vez que sus compañeros no llegaban a cerrar.

Pero en Mataderos, la tarde se prestaba para fiesta. Ceballos como buen invitado, ya tenía preparado el regalo. Tras un lateral desde la izquierda el árbitro cobro penal luego de que Molina desacomodara a Araujo de manera licita dentro del área.

Si bien Rago estuvo cerca de hacer justicia y contener el penal, Asenjo logro abrir el marcador.
Con el resultado adverso todos esperaban que el bohemio reaccionara, pero el conjunto de Orfila, continuaba con su postura. El equipo era largo y con líneas muy separadas.

Chicago aprovechaba los espacios y es así que tras un remate de Asenjo que se desvió en Axel Ochoa logro convertir el segundo.

Si bien 2 a 0 resultaba exagerado, no era injusto que el conjunto de Esmerado se fuera al descanso ganando el partido.

La segunda parte fue distinta. Atlanta agrupo sus líneas y domino casi por completo las acciones ante un verdinegro que salió a especular con el resultado a su favor.

Rápidamente López, tras un centro de Mazzantti, convertiría su sexto gol en cinco partidos para achicar las diferencias en el marcador.

El 2 a 1 reflejaba un poco más lo que se veía en el campo de juego.

A partir del descuento, el bohemio se animó y se invirtieron los roles de la primera mitad.
Ahora era el conjunto de Mataderos quien intentaría generar sin éxito algo de peligro apelando a un contraataque.

Atlanta era más y llegaría con justicia al empate luego de que Mazzantti cabecera dentro del área chica un centro de Pedrozo.

Si bien el resultado era resultado era justo, el conjunto de Villa Crespo parecía tener más resto físico, retrocedió unos metros en el campo de juego aprovechado la necesidad del local y contando con las mejores oportunidades de desequilibrar un 2 a 2 que ya no sufriría modificaciones.