ATRAPADO EN EL LEON (Por Damian Goldsztajn)

Atlanta se vio sorprendido por un Estudiantes de Río Cuarto, que lo venció en Villa Crespo por 2 a 1, cortando el invicto de 15 partidos de Alejandro Orfila al frente del primer equipo.

 El encuentro comenzó con el conjunto cordobés luchando en todos los sectores del campo, jugando cerca del arco defendido por Rago. Al Auriazul le costaba salir jugando y en la primera chance profunda, Estudiantes no perdono.

Tras un pase de Cabrera llego gol de Álvaro Cuello para el 1-0 parcial. Desde los 15’ en Adelante los de Orfila se fueron acomodando en el terreno. El tramite se hizo más parejo. Atlanta comenzó a desequilibrar y a crear situaciones.

 Tras una buena jugada por la izquierda en la que Astina logro desbordar, Pedrozo que remató con destino de red pero se encontró con la tapada de Peralta que genero el rebote mediante el cual el siempre oportuno López logro el empate.

En esos minutos se vio lo mejor de Atlanta que convirtió al arquero rival en protagonista al despejar un cabezazo de Tecilla que tenia destino de red. Sin embargo luego una nueva distracción en la marca y luego de que con una gran estirada Rago evitara el gol, Hesar pondría nuevamente a la visita 2 a 1 arriba.

Si bien el local pudo empatarlo sobre el final, Estudiantes supo controlar con gran solvencia los minutos que quedaban de la primera etapa.

El Segundo tiempo estuvo de mas. Estudiantes se sintió muy cómodo esperando el contraataque ante un inexpresivo Atlanta que nunca le encontró la vuelta al planteo del conjunto cordobés.

Marcelo Vázquez logró que su equipo jugará tranquilo haciendo una efectiva marca en el medio, con un Alejandro Cabrera dueño y señor del juego, sumado al resto del mediocampo que manejo los tiempos del partido, jugando a veces al límite pero cerrándole los caminos a un Atlanta sin ideas e impreciso que no tuvo resto en la segunda parte mas allá de los cambios que intento su entrenador.


*fotos gentileza de Bohemios del Tablon y de Atlanta de mi vida.