DE VISITANTE TAMBIEN


Luego de 2 victorias como local, el bohemio se enfrentaba al desafío de tener que abandonar su casa sin resignar ese buen juego que lo hizo cosechar los 6 puntos que disputo.

Enfrente tenia a Ferro. Un rival que no arranco bien y que tenía mucho más para perder que para ganar, no solo por los 3 puntos en juego sino que porque en el futbol de hoy en día 3 derrotas consecutivas hacen tambalear cualquier proyecto.

De arranque el local se hizo cargo del partido, intentó jugar por afuera pero fue bien neutralizado por el conjunto del Orfila que casi no sufrió sobresaltos. 

Por el lado de Atlanta, el buen partido de Trinidad, la velocidad de Mazzanti, la lucha del animal López y el cambio constante de esquema cada vez que tenía posesión de la pelota, quedando con 3 en el fondo y sumando gente a la mitad de la cancha hacían que el partido fuese parejo.  

En la segunda mitad el bohemio fue un poco más sobre todo luego de que a los 10 minutos tras un centro de Trinidad y un rebote en Manzur luego de que Mazzantti intentara desviar la trayectoria de la pelota lograra abrir el marcador.

Con el resultado adverso, el local se adelantó en el campo de juego y con espacios se vio lo mejor del bohemio.

Solo pasaron 3 minutos del gol cuando tras una corrida Mazzantti era derribado por el arquero. Penal y gol del Animal López que llega a 4 en 3 partidos.

Los 2 goles de ventaja eran mucho para un Ferro que se adelantaba sin orden y un Atlanta que dio prioridad al orden defensivo para no pasar sobresaltos que a seguir atacando.

Orfila, rearmo el medio campo, saco a López, Mazzantti y Trinidad  y dispuso los ingresos de Ochoa Giménez, De CIancio y Oyola que jugaron un poco más retrasados y alejados de un Pedrozo que quedo como referente del ataque.

Con esta victoria por 2 a 0, el bohemio continua en la cima del grupo A, alejado del fondo y mirando de reojo la clasificación a la Copa Argentina 2020.