A UN PUNTO DE LA GLORIA


Suele pasar que los partidos frente a rivales que se juegan cosas importantes, resultan más abiertos que los partidos contra equipos que no corren riesgos.

Por suerte el partido frente al conjunto de Munro, fue uno de los primeros.

La seguridad defensiva que encontró el equipo desde la asunción de Orfila, la recuperación y la distribución en el medio campo y el poder ofensivo que tiene este equipo desde el comienzo, haciendo que el bohemio sea el equipo más goleador del futbol argentino, sumado al muy buen momento de Rago bajo los tres palos, fueron mucho para este Colegiales que deberá ganar y esperar  para ver que pasa las ultimas 2 fechas en su intento por clasificar al cuadrangular por el segundo ascenso.

Los goles de Colombini con un cabezazo por sobre el cuerpo del arquero, Figueira con un remate cruzado bajo y Martínez anticipando con la cabeza en el primer palo cuando moría el primer tiempo, sirvieron para sellar un resultado tan justo como exagerado porque si bien el bohemio merecía quedarse con los tres puntos, el 3 a 0 no reflejaban el trámite del partido.

Atlanta busco de entrada pero Colegiales no se quedaba atrás. Metía en la mitad y también generaba peligro.

Con el abultado resultado a favor de Atlanta, el segundo tiempo fue completamente distinto.

El tricolor sumaba gente en el campo bohemio mientras que el local intentaba contragolpear sin desesperación y dejando correr los minutos sabiendo de la importancia de estos 3 puntos.

Ahora el bohemio deberá esperar a que Almirante le saque al menos un empate a Acassuso en su visita a Ciudad Evita.

Si esto ocurre, las calles de Villa Crespo se volverán a vestir de fiesta.
El bohemio se asegurara un puesto en el Top 4 y poco importara la bochornosa modificación del reglamento cuando el bohemio tenía un andar irregular en el torneo.