MAS ILUSIONADOS QUE NUNCA


A esta altura del torneo, no hay que merecer, hay que ganar. Ganar aunque el rival te supere futbolísticamente como lo hizo Almirante.

¿Pero que nos van a venir a explicar a nosotros, los hinchas de Atlanta, lo que son los merecimientos, si somos los campeones mundiales en el rubro, no? 

¿Cuantas veces el bohemio supero
a su rival y termino con las manos vacías?

Por suerte esta vez la fortuna cayó para el lado de un bohemio que salió a jugar en Casanova con la presión extra de saber que Riestra y Acassuso ya habían ganado sus respectivos partidos y que un paso en falso podía complicar el camino al ascenso.

Una fortuna que como siempre hay que saber ayudar. Y que el bohemio ayudo para traerse los 3 puntos ante un rival que también tenía mucho en juego pensando en el reducido por el quinto ascenso.

El conjunto del Chano Orfila nunca perdió el orden defensivo y siempre intento salir con pelota al piso sin dividir el dominio con un pase largo.

Cuando Almirante pasaba su mejor momento recupero el fútbol en la mitad de la cancha con el ingreso de Ochoa Giménez, quien termino convirtiendo el gol del triunfo y encontró en sus delanteros la primera línea defensiva haciendo que el conjunto aurinegro no se sienta cómodo en el arranque de cada jugada.

Al bohemio le costaba muchísimo generar peligro y gran parte del segundo tiempo se dedicó con mucha inteligencia a achicar los espacios para evitar que el dominio territorial del local genere peligro al arco de Rago que arranco con alguna duda pero que termino convirtiéndose en una de las figuras del bohemio manteniendo nuevamente su arco en 0.

El próximo sábado el bohemio se enfrenta al CADU en Villa Crespo sabiendo que si logra sumar los 9 puntos que le quedan como local obliga a Acassuso a sumar sus 15 puntos caso contrario, el bohemio volverá a ser de la BN.