UN EMPATE QUE PREOCUPA


Hay empates que se asemejan bastante a una derrota más allá de como se dé el partido.

El conseguido por Atlanta en Jáuregui, pese a que el resultado fue justo fue una de ellas y preocupa.

Preocupa porque futbolísticamente el equipo pareciera entrar en un bajón cada vez más profundo.


Preocupa porque luego de recibir a la UAI, debemos enfrentar a los 2 equipos que lideran en campeonato y ya no se pueden dejar puntos en el camino.

Preocupa porque habiendo pasado la mitad del torneo el equipo no tiene la capacidad de aguantar un resultado favorable.

Preocupa porque la defensa sigue sin aparecer y solo sostiene la ilusión gracias a la efectividad de los delanteros que salvo con Acassuso una semana atrás, siempre logran convertir.

Preocupa porque el equipo cambia su actitud en los segundos tiempos y pasa de protagonista a espectador, dejando que el rival juegue a su antojo.

Preocupa porque por primera vez desde que se modificó el reglamento el conjunto del Pepe Castro está fuera del Top 4 y empieza a correr riesgo la chance del ascenso directo.

Preocupa porque ya no podemos decir que falta mucho y tanto el equipo como los hinchas, estamos necesitados de una serie de resultados que vuelvan a ilusionarnos.

Se puede, no es imposible. Tanto en el banco como en el terreno de juego hay con que revertir este momento. Hay plantel y hay variantes.

Los de arriba aún deben jugar entre ellos y van a dejar puntos en el camino.
Solo es necesario que Atlanta empiece a jugar para Atlanta.

El Pepe deberá barajar de nuevo y encontrar el equilibrio entre los hombres del fondo, donde parece tener menos variantes y los delanteros que tanto resultado vienen dando, pasando por ese medio campo, que es sin dudas uno de los mejores de la categoría.