PARAR Y VOLVER A EMPEZAR


Recién pasaron 5 fechas y sin bien falta mucho el margen de error comienza a achicarse y el bohemio, que tuvo un arranque demoledor, deberá parar la pelota y barajar de nuevo. 

Ayer, en el estadio de Italiano en donde Acassuso hace de local, el bohemio volvió a caer derrotado por 1 a 0.

Atlanta jugó un mal primer tiempo, avanzando exclusivamente por el medio, cayendo en un embudo que diluía los ataques y los dejaba sin peligro en la puerta del área.

El local mantuvo el orden y estuvo más cerca de abrir el marcador en varias oportunidades, cosa que lograría luego de que Salvatierra
transformara en gol un penal cuando moría el primer tiempo.

El segundo tiempo fue distinto. La obligación del bohemio por empatar y el retroceso al cual nos tiene acostumbrado Della Pica, hicieron que el bohemio se plante con un poco más de profundidad en terreno quemero.

La ausencia de Enrique se notó mucho, sobre todo de mitad de cancha y en las pelotas paradas. Pero Atlanta no debe depender de un solo jugador y debe encontrar variantes a cada ausencia.

Hay jugadores de buen pie y mucho material para superar esos errores que siempre son mejores tenerlos al principio para poder corregirlos.

Pero a no dormir con los factores externos porque ayer el bohemio volvió a verse perjudicado. Pequeñas faltas en la mitad de  la cancha colaboraron para que el local no sufriera tanto en el fondo y cuando el bohemio logro acorralar a su rival, el árbitro no le cobro un claro penal a favor tras una mano clara dentro del área.

Probablemente Acassuso se vea beneficiado sin proponérselo al enfrentar a equipos golpeados y con jugadores suspendidos luego de su enfrentamiento a Riestra, lo cual pone en duda hasta el sorteo del fixture ya que ambos son equipos de peso en AFA.

Llegó la hora de que el Pepe meta mano en el equipo entendiendo que no todos los rivales juegan igual, las dimensiones de los campos de juego son distintas y las necesidades propias y ajenas pueden facilitar o dificultar cada partido.