COMESAÑA LO HIZO


¿Alguien vio alguna vez a un árbitro que obra de buena fe escapar de un estadio como lo hizo Comesaña luego del partido que Atlanta perdió por 1 a 0 frente a Deportivo Riestra?
¿De que huía la polémica terna arbitral? 
¿Acaso temía que lo que para nosotros fue un pésimo arbitraje le trajera consecuencias con los dirigentes?
¿Le tenían miedo a las preguntas de los medios partidarios presentes en el lugar?
Junto a estas preguntas se nos abre una que deja a todas las anteriores sin efecto ¿Actuaron de buena fe?

Si nos hacemos todas estas preguntas sin respuestas es porque fue su pésima actuación fue determinante para que el equipo del Pepe cayera pese al tremendo esfuerzo realizado luego de jugar casi un tiempo y medio con 10 jugadores por la expulsión de Fernando Enrique por un inexistente codazo sin pelota a Silvani que invento para ayudar a Riestra a sumar 3 puntos en un partido que puede ser clave para las aspiraciones de ambos equipos para lograr el ascenso a la BN.

La rapidez a la hora de sacar amarillas condiciono al bohemio a la hora de disputar cada pelota dividida, y la parcialidad a la hora de cobrar cada falta como la que no cobro en la mitad de la cancha en la jugada que culminaría en el penal que minutos más tarde atajaría Rago, desvirtuaron cualquier planteo imaginado en la previa.

El ingreso de Seijas en la mitad minutos después de la expulsión de Enrique y los ingresos de Mazantti por Pedrozo y Milton Giménez por Martínez dieron movilidad a un equipo que pese a la mala intención de la arbitro nunca renuncio al ataque y que mereció algo más que lo que su rival y que aún mantiene el crédito abierto de cara a lo que viene.