NI DEL BOHEMIO, NI DEL CANARIO


Atlanta y Flandria igualaron 1 a 1 en Villa Crespo y por cómo se dio el partido el empate debió dejar más conforme al local que a la visita. Si bien durante la primera mitad, el bohemio tuvo la iniciativa y mereció irse en ventaja, con ese gol de Horacio Martínez de penal, la segunda mitad tuvo al canario como dominador exclusivo. No solo llego al empate sino que hizo méritos suficientes para llevarse los tres puntos.

La lesión en el tobillo de Miranda cuando se acababa el primer tiempo y  la falta de estado físico de Caneo hicieron que el Pepe optara por el ingreso de Seijas para reforzar la mitad de la cancha lo que hizo que el equipo resignara gran parte de su poder ofensivo, dejando a Flandria avanzar sin oponer resistencia e intentando recuperar sin éxitos en la mitad del campo.

Lentamente la visita fue arrinconando al Bohemio en su campo que cada vez retrocedía más y no podía hacer prevalecer su futbol.

Entonces llego el esperado debut de Miguel Caneo que poco pudo hacer ya que el equipo estaba parado en su campo y cuando podía ponerse en contacto con la pelota no tenía a quien abastecer.

Rago comenzaba a ser fundamental para mantener el cero en su arco ante un rival que jugaba porque Atlanta lo dejaba jugar.

El equipo estaba incómodo y trataba de salir del encierro generado por el retroceso de sus líneas.
El Pepe, intento no profundizar la situación y en lugar de poner más gente en defensa, opto por cambiar los 9 para ver si el equipo lograba tener un poco más de oxígeno en campo rival pero la pelota casi no llegaba.

Cuando al partido ya casi no quedaban minutos, Mayorga lograría convertir el justo gol del empate  luego de una pelota parada que caería dentro del área.

Un resultado que preocupa y mucho. No solo por los 2 puntos perdidos. El bohemio está perdiendo esa identidad de juego y buen fútbol que tuvo en las primeras fechas. y le siguen doliendo las pelotas paradas al área, pese a la altura de sus centrales.

Al igual que la semana pasada creemos que el técnico deberá meter mano en el equipo.
No todos los partidos son iguales y no siempre los intérpretes deben ser los mismos.
No es lo mismo jugar de local que de visitante y no es lo mismo jugar con Español en el Bajo Flores que con Flandria en Villa Crespo.