OTRA DESILUSION

Suele pasar que con el correr de los años, la gente se acostumbre a ciertas situaciones y las tome como algo normal.
Lo bueno ya no alegra tanto y lo malo suele doler un poco menos.

Atlanta no está lejos de empezar a tomar los fracasos futbolísticos con naturalidad y esto preocupa mucho. 
No significa que ante un mal resultado tenemos que salir a quemar el Gran León. Significa que debemos empezar ubicar la vara con la que medimos las cosas en la real altura de la circunstancia.

Que de una vez por todas los encargados de fútbol entiendan que el torneo que se está jugando es este y que hay que formar un buen equipo para la categoría comandado por gente que sepa de qué se trata la cosa.

Que entienda que los proyectos a largo plazo deben gestarse en el predio Carbone y no en Villa Crespo donde las urgencias queman desde arriba hacia abajo empezando por los dirigentes y alcanzando hasta el último suplente.

Que esta bueno tener jugadores jóvenes que acompañen a jugadores experimentados y que vayan progresando con el correr del torneo.

Uno puede aceptar que vengan chicos de afuera a nutrir el primer equipo siempre que sirva para que las inferiores se reestructuren y vuelvan a tener jugadores que estén a la altura de su categoría como paso en el convenio con Lanús.

Que entiendan que de nada sirve contratar un plantel joven pensando en lo que viene, olvidando que lo importante se juega semana a semana.

Pero el hincha también debe entender algo.  La camiseta sola no gana partidos y que no siempre sirve arriesgar de más solo por ser “Atlanta”.  Que la historia quedo atrás y que para salir de la B algunas veces hay que tener actitudes de la B y no como frente a Tristán Suarez que se perdió por ir a buscar un partido en el cual la obligación era de la visita.

Entendamos, por más que nos duela que estamos en la B y aceptemos que algunas veces debamos traicionar nuestra historia porque sino vamos a vivir tropezando con nuestra propia necesidad.

Algunos pensaran esto es conformarse con poco.
Otros entenderán el mensaje y verán que para salir de donde se está primero debemos entender de qué se trata y actuar en consecuencia.

Es hora de entender que el futbol es algo urgente y debe estar a la altura de todos los crecimientos que tuvo el club en el último tiempo, porque sino,  no solo el futbol va a estar en la B. los hinchas, los sponsors, la cantidad de socios que realizan actividades irán mermando hasta ser completamente de la B en todo sentido.