VICTORIA E INCIDENTES EN AGRONOMIA.


Hay victorias que valen mucho más que 3 puntos. Sirven para sumar confianza a un equipo que le cuesta repetir formación. Sirve para que algunos jugadores sumen futbol y le demuestren al técnico que están y pueden ser tenidos en cuenta.

La victoria de Atlanta en Agronomía frente al siempre duro Comunicaciones fue una de ellas. El debut de Herrera en defensa junto a Leyes que volvió a ser parte del primer equipo y el improvisado puesto de Sánchez en la mitad de la cancha sumados a la velocidad de Oyola y Mazzanti por ambos costados para que Martínez ratifique lo peligroso que es cuando recibe de frente al arco fueron los puntos más altos del equipo de Bersce.

Por el lado del local, la necesidad de sumar de a 3 para entrar al reducido le jugó una mala pasada.
Atlanta, de entrada se hizo de la pelota e impuso su juego en terreno del cartero. La velocidad que le imponía el bohemio sobre todo por los costados era mucho para un cartero que casi no puso en aprietos a su visita.

La segunda mitad fue un poco más previsible. Comunicaciones se adelantó y trato de arrinconar al bohemio que de contra era mucho más peligroso a punto tal que Martínez logro abrir el marcador tras una hermosa definición cruzada tras un pase filtrado de Seijas.

Con el resultado en contra y sin nada que perder el cartero siguió presionando al bohemio que en varias oportunidades pudo ampliar el marcador quedando en superioridad numérica en cada contragolpe.

De tanto ir para adelante el eterno goleador Angel Vildozo logró empatar para reflotar la esperanza de los hinchas locales en Agronomía pero la ilusión le duro tan solo cinco minutos ya que Martinez aprovecho un centro cuando el partido se moría con el cartero jugado en ataque para que los 3 puntos se vayan para Villa Crespo.

Una vez culminado el encuentro el técnico de Atlanta fue agredido físicamente por el técnico y el medico del conjunto local por problemas que arrastran de hace mas 20 años. La policía que nunca esta en donde debe, armo un show entorno al incidente, no permitiendo que la prensa se quede en la zona de vesturios, haciéndola recorrer todo el predio, para finalmente terminar trabajando en la calle viendo como escoltaban al plantel bohemio cuidándolo de la nada misma en la salida del estadio.