EMPATE CON SABOR A NADA


Hay momentos del torneo en los cuales con merecer ya no alcanza. Es que si uno repasa hacia atrás, el bohemio pudo sacar algunos puntos más le permitieran pelear palmo a palmo con Estudiantes y con Platense. Y el partido del domingo no fue la excepción.

El conjunto de Bersce, volvió a ser superior en el juego y en intenciones a su rival pero volvió a fallar en los últimos metros ante un equipo de esos que se saben defender y aprovechan las pocas oportunidades que tienen.

Acassuso, que tiene la valla menos vencida del torneo rápidamente logro poner un jugador frente a Lugo que le cometió el penal con el que Becker abriría el resultado.

A partir de ahí, la posesión y las oportunidades fueron casi todas de Atlanta.

Mazzantti era imparable pero al igual que en los partidos anteriores se lo noto con dudas y falta de confianza a la hora de tirar centros y patear al arco.

La más clara del bohemio estuvo en los pies de Previtali cuando desde el borde del área chica, definió por arriba del travesaño.

Los ingresos de Sosa y de Martínez hicieron que el bohemio manejara con un poco más de criterio la pelota pero sin poder entrar con claridad al área del quemero que solo sufrió con 2 cabezazos de Martínez al poco tiempo de haber ingresado.

Atlanta merecía convertir el gol del empate, cosa que logro cuando Guillermo Sánchez convirtió un golazo clavando un tiro libre en el angulo del arco defendido por Dobboletta a falta de 10 minutos para finalizar el encuentro.

Con este punto el bohemio se mantiene lejos de la punta, pero se mantiene expectante de cara al reducido y de una posible reestructuración que lo deposite en la segunda categoría del futbol Argentino.