PERDIERON LOS DOS


El Dragón y el Bohemio dividieron puntos en un partido que pudo ser para cualquiera y terminó dejando a ambos prácticamente sin chances de pelear el ascenso directo.

Axel Ochoa de cabeza a los dos minutos nos ilusionaba con ver un Atlanta protagonista.
Esto no ocurrió al menos en la primera mitad, ya que eso un remate de Monserrat cerca del final de la primera mitad fue lo único que generó el bohemio en ataque.

Defensores lentamente fue haciendo de Lugo la figura de Atlanta ya que este evito el gol en varias oportunidades incluido un cabezazo de Martínez Montagnoli que se estrelló en la base del palo que el mismo Lugo tuvo que cubrir en su recorrido hacia afuera para evitar una segunda jugada que generara peligro.

De arranque el segundo tiempo fue un poco más equilibrado y si bien el local pudo ponerse en ventaja rápidamente, el arquero bohemio evito la caída de su valla tras taparle increíblemente el gol a Vazzoler que entraba solo por el medio tras un centro de Aguirre.

Luego de eso el bohemio tuvo su chance pero Anconetani desvío un remate sin ángulo del ingresado Miranda.

El Dragón lograría ponerse en ventaja tras una defectuosa salida de Gaspar Vega que permitió el centro para que Lugo tapara en primera instancia pero no pudiera evitar el gol de Vazzoler en el rebote.

Con el resultado en contra se vio lo mejor de Atlanta en el partido ya que se vio con la obligación de ir en busca del resultado. Un centro pasado de Mazzanti se transformó en un pase s Ochoa que habilitó a Milton Giménez para que el 9 que se ganó la titularidad a base de goles y buenas actuaciones logrará el empate.

Una muestra de lo que quedaría de partido fue el grito de gol. Mientras Giménez fue en busca de la pelota para reanudar el encuentro los jugadores del local querían tomarse su tiempo para iniciar el encuentro rápidamente.

Luego del empate Defensores prácticamente no inquieto a Lugo y el bohemio lo fue arrinconado en su campo. El empate fue justo. Ambos pudieron quedarse con la victoria y dejar al otro de manera injusta con las manos vacías, pese a que la imagen que dejó el bohemio pese a haber tenido un día menos de descanso fue la de haber estado más cerca por lo realizado en los últimos 25 minutos.