INESTABLES COMO EL CLIMA


Luego de un primer tiempo bajo el rayo de sol y de irse al descanso igualando en 0, pese a no defraudar en el juego, el bohemio venció por 3 a 0 a Talleres.

De arranque, el partido fue dominado por Atlanta, que con cinco mediocampistas muy activos llegaba con peligro al arco visitante convirtiendo a su arquero Elías Gómez en una de las figuras de su equipo y no corría riesgos en el fondo.

Otro aspecto positivo fue que el equipo casi siempre estuvo parado de frente al arco contrario, y redujo considerable la cantidad de pases hacia atrás para volver a arrancar cada jugada desde el inicio.

Milton Giménez con un tiro libre cruzado que el arquero visitante envió al córner, un remate que se estrellaría en el travesaño, un pifie de Mazzanti  tras un centro desde la derecha y varias aproximaciones sin peligro, nos ilusionaban con un gol que no llegaba y nos  temor de que pese a que Talleres no generaba absolutamente nada podía nuevamente dejar al bohemio con las manos vacías.
El segundo tiempo fue completamente distinto, el sol se había ido y la lluvia ganaba terreno.
De entrada nomas el goleador de la cantera bohemia, ganaría una vez más con su cuerpo, girando y quedando de frente al arquero para poner el merecido 1 a 0.

Cinco minutos más tarde el hábil Mazzanti, es derribado dentro del área cuando ingresaba a pura gambeta. Penal y gol de Sánchez.

Con el partido 2 a 0 Talleres se adelantó en el campo de juego, pero no lograba inquietar a Lugo.
Las cifras definitivas los puso el ingresado Adrián Martínez, cuando con un remate desde la mitad de la cancha, convirtió el golazo de la fecha para el delirio del poco público bohemio que pudo escapar de sus rutinarias obligaciones y acercarse al Gran León para soportar sol, calor, lluvia, frio y poder ver luego de bastante tiempo, un gran partido del conjunto de Bersce.