EMPATE CON SABOR A POCO

Atlanta y Tristán Suárez igualaron 1 a 1 en un empate que le sienta mejor a Estudiantes y a Platense que a ellos mismos.

La realidad es que ambos tenían la necesidad de ganar para no perder terreno frente Estudiantes, nuevo puntero que tiene la categoría.

El bohemio hizo todo el desgaste durante los 90 y mereció, como en muchos partidos, quedarse con los 3 puntos en juego, pero la falta de contundencia en la definición, y los errores defensivos, terminan dejando al bohemio sin sus merecidos 3 puntos.

Primero Mazzanti definiendo fuerte al cuerpo del arquero, Chávez con un remate al primer palo que se iba desviado y un remate de Monserrat, hacían que la igualdad en 0 con la que se cerraba la primera mitad sea injusto.

Ya en la segunda mitad, el Pupi Salmerón aprovechó un error defensivo y de cabeza entra dos jugadores abrió el marcador a favor de la visita que había hecho poco para merecer la victoria.

Con el resultado en contra, el bohemio se adelanto en el campo de juego y arrinconó al lechero que cada vez defendía más cerca de su arquero, hasta que en el tercer minuto de descuento Pedrozo es derribado dentro del área.

Penal, gol de Sánchez y final caliente del partido.

El ex goleador de todos menos del bohemio, Daniel Bazán Vera salió disparado a recriminarle con una violencia desmedida al árbitro por su desempeño teniendo que ser separado por sus propios ayudantes y policías.

Con este empate el bohemio se empieza a despedir del torneo pero deberá empezar a sumar de a 3 si no quiere poner en riesgo su clasificación al reducido y no quedar muy abajo en la tabla pensando en una hipotética reestructuración de la segunda categoría.