SABER QUE SE PUEDE

Luego de la derrota en Vicente López y las llamativas declaraciones del técnico bohemio de que había que sumar para ingresar al reducido, el bohemio sumo todos los puntos en juego pero el otro día no solo eso sino que desarrolló un juego que ilusionó a todos.

Si Atlanta juega así tiene chances de lograr el objetivo. Sobre todo como lo hizo en la primera mitad donde rápidamente se puso en ventaja tras un pase entrelineas de Previtali a Ochoa que tiro un centro bajo para que Martínez solo tuviera que empujarla para abrir el marcador. Con el resultado a su favor y un San Miguel que no hacía pie por mérito de Atlanta, el conjunto de Bersce, presionaba en la salida y atacaba como si el partido estuviese igualado.

La única preocupación que tenia el publico bohemio era por la cantidad de goles errados y por esa vieja frase de que los goles que no se hacen en un arco se hacen en el otro ya que si Atlanta se iba al descanso con tres o cuatro goles de diferencia no había lugar a discusión.
Por suerte ese viejo axioma no se cumplió pese a que la primera parte del segundo tiempo fue un poco más pareja ya que la visita arriesgo un poco más, rápidamente el bohemio se volvió a hacer cargo del dominio de la pelota y de las acciones más peligrosas del encuentro. El segundo gol estaba al caer. El arquero visitante era sin dudas la figura de un equipo que lo único que atinaba era a pegar para evitar que Atlanta le genera peligro. Y fue así como tras un desvío en un tiro libre Milton Giménez, que segundos antes había ingresado, logró definir el encuentro en la primera pelota que tocaba. Fue 2 a 0 pero pudieron ser muchos más. Atlanta demostró que tiene con que pelear en torneo.

Se viene Estudiantes en Caseros en lo que sera otro partido clave para saber cuáles son las aspiraciones del bohemio ya que de ganar acortaría distancia con un rival directo.