1000 VECES EN CASA


Es cierto que el horario no ayudaba, que las entradas son caras, que el clima no era el mejor. Podemos buscar cientos de excusas pero la realidad es que ayer, sobre todo para quienes alcanzan los 60 no era un partido más.

El bohemio llegaba al partido número 1000 en Villa Crespo y la presencia de algunos de los jugadores que vistieron la camiseta en aquel histórico 1 a 3 frente a Argentinos, merecía un caluroso aplauso de todos nosotros.  Y les fallamos. Siempre nos dicen que vivimos del recuerdo. Que somos un equipo de la B y ayer en gran parte les dimos un poco de sentido a esas hirientes palabras.

Muy poca es la gente que se acercó a nuestro estadio para brindar un homenaje a nuestros colores y a nuestra historia, pero por sobre todas las cosas a alentar a nuestro presente, que aun habiendo regalado con flojas actuaciones oportunidad del ascenso directo, aún mantiene la chance de pelear el tan esquivo torneo reducido.

Quizás es hora de dejar las odiosas comparaciones porque al hacerlo con los presentes Griguol, Bettinotti, Desanzo, Guenzatti  y Zivec terminan jugando en contra a los jugadores actuales. El peso de estas camisetas y la de tantas otras vestidas por glorias bohemias y del futbol argentino, terminan siendo un peso que los propios hinchas hacen insostenibles.

Ayer el conjunto de Duro, igualo en uno con el conjunto lechero jugando un muy mal primer tiempo y remontando nuevamente de la mano de Barría en la segunda mitad.

Las ausencias de Gogna, en defensa y sobre todo de Guerra en la mitad de la cancha, hicieron que al bohemio le faltara recuperación y claridad a la hora de avanzar.

 La actitud de los jugadores de Tristán Suarez, yendo de a 2 a cada jugador bohemio que tuviera la pelota y cerrando los caminos para que los pases fueran imprecisos y Atlanta no pudiera dar dos pases seguidos. En la segunda mitad la cosa fue completamente distinta.

El conjunto de nuestro odiado Bazan Vera se tiro atrás e intento salir de contra.

los ingresos de Barría y Tolosa que un rato después debió abandonar el campo lesionado, le dieron mas explosión al ataque hasta que Dorregaray concretara el 1 a 1 y que de no ser por una posición adelantada mal cobrada a Pons Atlanta se hubiese llevado los 3 puntos.

Ahora veremos a que apuesta el bohemio y con que equipo se presentara a jugar el viernes por la noche cuando deba visitar a Estudiantes, teniendo en cuenta que deberá  enfrentar a San Martin de San Juan el lunes por la Copa Argentina.