LOS GOLES QUE NO COBRAN EN UN ARCO, TE LOS COBRAN EN EL OTRO

Atlanta cayó en su viaje a Vicente López por 1 a 0.

El gallo de Morón, cada vez saca más ventaja y casi acaricia el ascenso a la B Nacional.

Yendo al partido si, el equipo de Duró jugo un buen primer tiempo y se vio muy mejorado respecto del equipo que dejo Ruiz sin ideas ni organización táctica.

Firme en defensa cerrándole los caminos al calamar para inquietar a Gómez, con un gran desempeño de los centrales Seijas y Guerra que recuperaban cuanto balón les pasaba cerca. Adelante con Pons, Ramos y García con Peralta sumándose cuando Atlanta atacaba.

Pero prontamente García salió por lesión dejando su lugar a Altobelli quien no desentonó al esquema que tenía el equipo.

Se fueron al descanso y el bohemio merecía irse en ventaja, pero el futbol no se gana con merecimientos sino con goles y Atlanta se llevaba un empate que no era justo.

En el segundo tiempo todo cambio. El equipo bajo algunos metros en el campo, Platense aprovecho el convite y se adelantó en el campo mientras que el bohemio intentaba concretar de de contra.

Cuando el encuentro se encaminaba al final, llegaría el gol calamar. Una salida errada de Peralta que pierde el balón en la puerta del área, y que Leguiza resolvió con un zapatazo terrible que se clava en el ángulo derecho de Gómez.

Duro se jugo y mando a Nakache al campo en lugar de un Tenaglia lesionado para ver si sumando gente al ataque podía lograr empatar el partido que por desarrollo era merecido.
Llega el final y nos quedamos con el sabor amargo de la derrota.

Y sacamos de contexto el arbitraje de Pablo Giménez porque fue verdaderamente tendencioso y parcialista. Anulo dos goles a Atlanta completamente validos a instancias del juez de línea que hubiera sido más justo con el desarrollo del encuentro.