UN MAL CHISTE DE GALLEGOS

Si a un equipo que lo mejor que hace es defenderse uno le pone delanteros lo que se logra es que se cierre bien atrás y se hace muy difícil entrarle.

 Eso es lo que hizo Atlanta frente a Español y le costó una derrota inapelable.

Además si se queda con dos en el fondo queda regalado para la contra de un equipo que lo hace muy bien.

El partido arrancó favorable al bohemio que con un gol de Dorregaray al minuto y medio hacia presagiar una tarde feliz para el bohemio.

Pero este equipo de grandes individualidades  tiene problemas de orden técnico y hace que trate de jugar de una manera improductiva aunque a ojos del público es un equipo que ataca pero  que no logra plasmar la diferencia de calidad de sus jugadores.

Hilando fino, este equipo tiene problemas de abastecimiento desde los volantes a los delanteros y con poca subida de los laterales  para sorprender generando espacios para los que atacan.

Español lo dio vuelta y hasta jugó mejor manteniendo su orden táctico cerrando las entradas al equipo de Villa Crespo que si bien movía el balón de un lado hacia otro pero sin profundidad.

En el segundo tiempo la desesperación se apoderó del equipo bohemio, Español  se quedó con diez por expulsión de Montenegro empezó a llenar el campo de delanteros, empezó a ir de un lado a otro a puro centro que conjuraba el arquero gallego.

Y jugado en ataque queda expuesto a la contra y una de ellas generó el penal de Tenaglia y llegó el tercero tras una gran atajada de Agustín Gómez que de rebote le cae al jugador  rival y convierte.

3 a 1 doloroso porque el gallo volvió a ganar y recuperó la ventaja. Triste porque este equipo no encuentra a combinación de jugadores que le dé el resultado de las primeras fechas del campeonato.